Tacos de pollo al horno

Los tacos son un clásico de las recetas de comida mexicana. Para que las tortillas se mantengan crujientes, no deben empaparse con el relleno. Los frijoles bien escurridos hacen de barrera para conseguirlo. Además, es la razón por la que los tomates se dejan reposar un rato en un colador antes de añadirlos a la sartén.

Ingredientes

  • ½ cebolla cortada en cubos
  • 3 tomates grandes (unos 400 g)
  • 250 g de pechuga de pollo cortada en dados
  • 100 g de jalapeños troceados (opcional)
  • 25 g de condimento para tacos en polvo
  • 10 tortillas de maíz para tacos
  • 200 g de frijoles negros cocidos
  • Queso rallado

Preparación

  1. Pela los tomates, córtalos en daditos y ponlos en un escurridor para que eliminen el exceso de líquido. Saltea los dados de pollo en una sartén con un chorrito de aceite, a fuego vivo, unos cinco minutos, y retíralos. Limpia la sartén con un papel de cocina, agrega un poco más de aceite y sofríe la cebolla durante ocho o diez minutos.
  2. Agrega los tomates y rehógalos unos cinco minutos, removiendo a menudo. Incorpora de nuevo el pollo y añade el condimento para tacos y, si lo deseas, los jalapeños troceados. Prosigue la cocción unos cinco minutos y retira del fuego.
  3. Precalienta el horno a 200°C. Coloca las tortillas de maíz en una fuente de horno, una junto a otra. A continuación, pon una cucharada de frijoles en la base de cada tortilla, añade otra cucharada de relleno y, por último, espolvoréalos con queso rallado.
  4. Hornea los tacos diez o doce minutos, hasta que el queso se haya derretido. Retíralos e incorpora los últimos ingredientes, en frío: lechuga cortada en juliana fina, cilantro picado, más jalapeños y crema agria. ¡Y a comer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *